Home Page The Purpose of Solid Net ( Solidarity Network ) is to inform about the activities as well as the ideological and political views of different Communist and Workers' Parties on National and International issues.
Site Search Red LinksRed Links E-Mail: info@solidnet.orgE-Mail   Web Search

13.09.2005, About The Initiative of The EZLN
-------------------------------------------------
From: Popular Socialist Party of Mexico, Tuesday, September
13, 2005
http://www.ppsdemexico.org , mailto:amezcua@mx.inter.net
==================================================

�La de L�pez Obrador o la de Marcos? �Cu�l es la v�a?

LA SALUDABLE INICIATIVA DEL EZLN
Por Cuauht�moc Amezcua Dromundo,
Primer Secretario del PPS de M�xico.
 
1. El problema y la disyuntiva.

El problema que enfrentamos y ambicionamos resolver, es
�ste: nuestro pa�s est� siendo saqueado en lo econ�mico e
intervenido en lo pol�tico por el capital financiero y
corporativo internacional en un grado que ya es
insoportable para la mayor�a de la poblaci�n y para la
subsistencia de la naci�n. Intervenci�n y saqueo no son
fen�menos nuevos para M�xico, es cierto; los hemos padecido
por siglos. Pero en los �ltimos veinticinco a�os han
adquirido una din�mica brutal y han causado da�os inmensos.
Se trata de la globalizaci�n neoliberal, que ha hundido a
diversos sectores de la poblaci�n, la clase obrera, los
campesinos, los ind�genas, la gran mayor�a de los j�venes,
de las mujeres, de los ancianos, de los ni�os, en
condiciones de vida dram�ticas, por el desempleo, la
reducci�n de la capacidad adquisitiva, la p�rdida de
prestaciones y derechos sociales, y un largo etc�tera de
calamidades.

Hoy se debaten sobre todo dos caminos para enfrentar el
problema y tratar de resolverlo: uno es el de dedicar el
esfuerzo de lleno a la tarea de ganar la elecci�n de julio
de 2006, con Andr�s Manuel L�pez Obrador como abanderado;
el otro, dejar de lado el camino electoral y entregarse por
entero a la construcci�n de una fuerza popular capaz de
sacar a M�xico del neoliberalismo y hacer avanzar a nuestra
sociedad por un sendero no capitalista. �sta es la
disyuntiva.

Quienes postulan la primera opci�n ven en L�pez Obrador al
candidato decidido a combatir al neoliberalismo, y estiman
que no se debe desperdiciar la oportunidad de alcanzar la
victoria en la elecci�n, que se sustenta en la popularidad
que ha logrado y mantiene, seg�n lo acreditan las
encuestas. Consideran tambi�n que la campa�a de Fox y sus
aliados para sacarlo de la contienda, incluido el intento
de desafuero, tuvo como causa su posici�n antineoliberal.
Algunos incluso discurren que toda la maniobra fue ordenada
por el poder econ�mico y pol�tico de Estados Unidos, porque
all� temen que la victoria de L�pez Obrador les afectar�a
tanto como, en su manera de ver las cosas, lo han hecho
Ch�vez, Lula, Kirtchner y Tabar� V�squez, en Venezuela,
Brasil, Argentina y Uruguay.

El Ej�rcito Zapatista de Liberaci�n Nacional, por su parte,
en su Sexta Declaraci�n de la Selva Lacandona, plantea que
por la v�a electoral no existe salida en las condiciones
actuales, dado que todos los candidatos que hay son
neoliberales, �ndole en la que incluye a L�pez Obrador.
Anuncia su decisi�n de avanzar en una pol�tica de alianzas
con todas las organizaciones y personas de izquierda que
est�n de acuerdo con esta idea, y recorrer el pa�s en el
ejercicio de la otra campa�a que buscar�a elaborar un
programa com�n de lucha y construir una amplia fuerza
popular para derrotar al neoliberalismo y explorar la
perspectiva de una futura sociedad no capitalista. 

2. El momento del debate.

El debate se activa y cobra mayor relevancia en el momento
en que el EZLN irrumpe en la escena, primero con el
documento que Marcos titul� La (imposible) �geometr�a? del
Poder en M�xico, publicado en La Jornada el 20 de junio
pasado. En �ste, el autor hace una fuerte cr�tica general
al sistema pol�tico electoral y de partidos imperante, y en
lo particular a los partidos pol�ticos grandes, PRI, PAN y
PRD, con el acento en este �ltimo. Un d�a antes, el mismo
diario hab�a difundido el llamamiento al Alerta roja, que
decret� el Ej�rcito Zapatista de Liberaci�n Nacional como
una medida preventiva, en tanto realizaba un ejercicio de
balance, an�lisis y consulta a sus bases, seg�n su propia
declaraci�n, y finalmente, los d�as 29 y 30 de julio, el
mismo peri�dico public� La sexta declaraci�n de la selva
lacandona.

Para entonces, ya la candidatura de Andr�s Manuel L�pez
Obrador hab�a surgido con gran fuerza; �l mismo la hab�a
ido construyendo con cuidado y constancia a lo largo de su
gesti�n como Jefe de Gobierno del Distrito Federal, pero
finalmente, la campa�a por su desafuero, encabezada de
manera p�blica por el presidente Fox y cercanos
colaboradores suyos, como el secretario de Gobernaci�n,
Santiago Creel, y el Procurador General de Justicia, Rafael
Macedo de la Concha, a la vista de su car�cter abusivo e
injusto, acab� por consolidarla, al colocarlo en las
encuestas con un grado de popularidad muy por encima de sus
potenciales competidores de cualesquiera partidos. Adem�s,
L�pez Obrador, en el seno del PRD, ya hab�a desplazado a la
figura de Cuauht�moc C�rdenas como la de mayor peso y
autoridad, con mucha diferencia y, adem�s, hab�a logrado
una verdadera haza�a: someter en su torno a las distintos y
muy conflictivos grupos de inter�s, conocidos como las
tribus. 

En un proceso distinto, a lo largo de seis a�os se hab�a
venido construyendo un importante frente de masas contra el
neoliberalismo y el imperialismo. A partir del Frente
Nacional contra la Privatizaci�n de la Industria El�ctrica,
movimiento amplio que se forj� en 1999 en torno al
Sindicato Mexicano de Electricistas, con el fin de resistir
los intentos, primero del gobierno de Ernesto Zedillo y
despu�s del de Vicente Fox, por privatizar ese patrimonio
del pueblo, numerosas organizaciones pol�ticas y sociales
de la clase trabajadora y el pueblo hab�an avanzado hasta
desembocar en expresiones tales como el Frente Sindical
Mexicano, la Promotora por la Unidad Nacional contra el
Neoliberalismo y el Frente Sindical, Campesino, Ind�gena,
Social y Popular, por hoy las formas m�s redondeadas de
dicho frente.

El debate sobre la v�a no surge con la emergencia del EZLN,
en junio y julio, hay que aclararlo, pero se activa de
manera notable, alcanzado niveles de difusi�n p�blica que
no hab�a registrado, y que pueden ser valiosos, en tanto
predomine la discusi�n de ideas y se eviten los
calificativos y, sobre todo, las descalificaciones. Con su
incorporaci�n, el EZLN se convierte en parte activa en la
pol�mica, con un peso notable en uno de los polos del
debate. Sin embargo, �ste se ven�a dando de manera intensa
al interior del frente de masas, hay que aclararlo.
Momentos relevantes de la discusi�n se dieron en el Primer
Congreso Extraordinario de la Promotora por la Unidad
Nacional contra el Neoliberalismo, los d�as 9 y 10 de
abril, tambi�n rese�ados por La Jornada, y, sobre todo, en
los dos eventos del Di�logo Nacional por un Nuevo Proyecto
de Naci�n, el primero en la ciudad de M�xico, el 27 y 28 de
noviembre de 2004, y el segundo en Quer�taro, el 4 y 5 de
febrero de 2005.

En su seno, un sector mayoritario se hab�a pronunciado por
la v�a electoral, con la candidatura de L�pez Obrador, y
con enjundia renovada al calor de la maniobra del
desafuero. Pero otras voces de intelectuales destacados,
como Pablo Gonz�lez Casanova, por ejemplo, y de
organizaciones pol�ticas y sociales de izquierda, como el
Partido Popular Socialista de M�xico y Unidad Sindical, del
SNTSS, entre otras- ven�an se�alando que la v�a electoral
en las condiciones actuales no resuelve las cuestiones de
fondo sino, en el mejor de los casos, apenas alivia males
en lo superficial. Y algunas iban m�s all� al advertir que
lo que habr�a que evitar como un peligro serio, era que se
viera la candidatura de L�pez Obrador con optimismo
exagerado, que se creyera que su victoria electoral ser�a
tambi�n la victoria del pueblo frente al neoliberalismo y
el imperialismo, para lo cual no hab�a sustento ni en el
discurso del aspirante, ni en su proyecto de programa
primero fueron veinte puntos, despu�s cincuenta-; tampoco
en su trayectoria personal ni en la de sus colaboradores
m�s cercanos, ni en los aliados de los que se fue rodeando;
por �ltimo tampoco en su partido. Y lo m�s peligroso ser�a
que, al suscitarse expectativas desmesuradas, por una
parte, las fuerzas que ven�an construyendo el movimiento de
masas descuidaran lo m�s importante, la movilizaci�n, el
programa, los objetivos, el fortalecimiento del propio
movimiento de masas, en aras a sumarse a la campa�a
electoral y, por otra parte, que aun en el caso de que el
aspirante m�s popular llegara a la silla presidencial, lo
m�s probable ser�a que no satisficiera, a fin de cuentas,
tales expectativas y, con ello, generara una gran
desilusi�n en las masas del pueblo. Que todo esto
favorecer�a, a fin de cuentas, al imperialismo y a los
neoliberales, que alargar�an su dominio y alejar�an el
momento de su derrota.

3. �Qu� representa la candidatura de L�pez Obrador?

Controvertido, Andr�s Manuel L�pez Obrador representa,
desde una �ptica que comparte el Subcomandante Marcos, un
grave peligro para la independencia, para la existencia y
las batallas de las organizaciones revolucionarias y de
lucha social, a causa de su autoritarismo. Adem�s, el
propio Marcos lo considera neoliberal a ultranza, m�s aun
que otros, espejo de Carlos Salinas de Gortari. Para otros,
como ya se dijo, constituye la esperanza de redenci�n, a la
que no se debe someter a cr�tica alguna ni regatearle el
apoyo, porque si se hace lo uno o lo otro, en los hechos se
estar� favoreciendo a la derecha y hasta al imperialismo,
torpedeando la gran oportunidad de un cambio trascendente.

Fijar� una opini�n al respecto, a partir de los dichos del
propio L�pez Obrador, de lo que hasta hoy constituye su
programa, de su trayectoria, de las fuerzas de las que se
rodea en su actividad y en sus aspiraciones, de las
reacciones que suscita en diversas fuerzas en pugna, sobre
todo las principales desde los puntos de vista econ�mico,
pol�tico y social.

El principal tema a dilucidar es el de su posici�n frente
al neoliberalismo. �Se trata de un neoliberal duro, m�s que
los de otros partidos, o de un neoliberal "light", es
decir, ligero? �Se trata de alguien que sin romper con el
neoliberalismo, sin embargo toma distancia de �ste, como
tambi�n se ha dicho? �O se trata del campe�n de la lucha
contra el neoliberalismo, seg�n lo afirman sus seguidores
m�s vehementes?

No comparto a este respecto la posici�n de Marcos, que me
parece exagerada; tampoco la de los m�s exaltados
partidarios de L�pez Obrador, que me parece perjudicial y
peligrosa.

En distintos momentos de su decir p�blico como pol�tico,
militante del PRD y antiguo dirigente del mismo, L�pez
Obrador ha criticado al neoliberalismo en distintos grados
y formas, pero eso en s� no constituye un m�rito
destacable, dado que hoy d�a todo mundo lo critica, hasta
los mismos ide�logos del neoliberalismo, que ya no se
reconocen como tales, sino que buscan otras denominaciones
con menos desprestigio. Algunas de sus declaraciones sobre
el particular parecen contradecir otras, dichas en
distintos momentos. Sin embargo, su expresi�n m�s conocida
al respecto, expresada en varias ocasiones y nunca
rectificada, la que por todo ello me parece que mejor
refleja su posici�n de fondo al respecto, estima que "es
necesario limar las aristas m�s filosas del
neoliberalismo". Es claro: no se pronuncia como un
entusiasta seguidor del neoliberalismo, pero tampoco se
propone eliminarlo ni combatirlo de frente, s�lo alisar sus
filos m�s hirientes. Esta declaraci�n es consistente con su
lema preferido, por el bien de todos, primero los pobres, y
con la pr�ctica de sus pol�ticas sociales al frente del
gobierno del Distrito Federal, de apoyo a sectores
desprotegidos de la poblaci�n, como ni�os, ancianos y
minusv�lidos, mismas que en mi opini�n son valiosas, pero
no atacan las causas de los problemas.

Por otro lado, ni en sus veinte ni en sus cincuenta puntos,
que constituyen las dos versiones conocidas del programa
que postula, L�pez Obrador se pronuncia en contra de la
llamada econom�a de libre mercado, eufemismo que en verdad
significa neoliberalismo econ�mico y pol�tico, es decir,
sometimiento al libre ir y venir, saquear y explotar a
pueblos y pa�ses enteros por parte del capital financiero y
corporativo internacional. 

En una aplicaci�n m�s concreta del asunto, L�pez Obrador s�
se declara en contra de la privatizaci�n de las industrias
el�ctrica y petrolera, pero al mismo tiempo se pronuncia
por un r�gimen de apertura al capital privado en ambas. As�
dichas las cosas, no hay claridad sobre su verdadera
posici�n; baste recordar que en t�rminos muy semejantes se
expresa Vicente Fox y antes que �ste, Ernesto Zedillo;
todos ellos han dicho que no quieren privatizar, que est�n
en contra de la privatizaci�n, pero que consideran
necesaria su apertura al capital privado. Por �ltimo, en
este rubro, hay que decir que, vistas las cosas a fondo, el
neoliberalismo no es otra cosa sino el imperialismo tal y
como act�a hoy en d�a. L�pez Obrador nunca ha emitido un
juicio cr�tico contra el imperialismo. Tampoco sus
colaboradores cercanos ni los aliados de su candidatura.

Carece de sustento atribuir al gobierno de Estados Unidos o
al capital imperialista la maniobra para sacar a L�pez
Obrador de la contienda. No hay indicios serios que apunten
en ese sentido. S� los hay, en cambio, que indican lo
contrario. Voceros de Washington, empezando por el propio
George W. Bush, han declarado que les dar�a lo mismo que
gobernara aqu�l, o alguno otro. Y no se puede considerar
que lo hayan dicho por respeto a la vida interna de M�xico
y los mexicanos, que jam�s lo han tenido. Tampoco han sido
corteses ni t�midos, que nunca lo son, sino que su pr�ctica
es la de atacar en todo momento y con todos sus recursos a
aquellos candidatos que s� han considerado contrarios a sus
intereses de dominaci�n y saqueo, como fue el caso de Hugo
Ch�vez, en Venezuela, entre varios otros que se pueden
citar. M�s todav�a, peri�dicos con gran autoridad e
influencia en el �mbito pol�tico de Estados Unidos, como el
New York Times y el Washington Post, y uno de los
principales voceros del capital financiero y corporativo
estadounidense, el Wall Street Journal, se pronunciaron
condenado las maniobras para desaforar al aspirante
perredista, y lo hicieron en espacios amplios y con
argumentos fuertes, todo ello en v�speras de que Fox diera
marcha atr�s en su intento. Por lo que hace a los m�s
poderosos capitalistas de nuestro pa�s �sos que aparecen en
la revista Forbes-, algunos est�n en contra suya, es
cierto, pero otros varios est�n a gusto con la perspectiva
de que L�pez Obrador pueda llegar a la presidencia, porque
ya desde su puesto anterior han podido hacer lucrativos
negocios en torno a su administraci�n.

El propio L�pez Obrador, por otra parte, rechaza tener
cualquier semejanza con Hugo Ch�vez; si acaso, ha admitido
que su proyecto tendr�a alg�n parecido con el de Lula, en
Brasil.

En resumen, en mi opini�n, L�pez Obrador no ser�a un
gobernante peor que uno llegado desde la derecha, en modo
alguno, y desde luego que lo preferir�a. Su pol�tica social
ser�a mejor y su pol�tica exterior tambi�n, me parece. En
cambio, generar expectativas de cambios significativos, de
liberaci�n, de ruptura con el neoliberalismo y con el
imperialismo, entra�a un grave peligro por partida doble,
que hay que evitar, el de la desmovilizaci�n, por una
parte, y el de la desilusi�n, por la otra. Y la p�rdida de
a�os de lucha y de experiencia.

4. La perspectiva generada por las reuniones en la Selva
Lacandona.

Con la Sexta Declaraci�n de la Selva Lacandona, el EZLN se
coloc�, como un aliado significativo, del lado de las
fuerzas que hab�an venido avanzando ya en la construcci�n
del frente de masas y, dentro de �ste, del lado de quienes
ven�an planteando el car�cter ilusorio de los procesos
electorales en las condiciones actuales de M�xico, y
advirtiendo sobre el peligro que representan por cuanto a
la posible desmovilizaci�n de las masas y su mediatizaci�n.

Ya en la primera de las reuniones a las que convoc� y de
las que fue anfitri�n, en la Selva Lacandona, congreg� a
cuatro decenas de agrupaciones pol�ticas que se asumen de
izquierda. �stas agrupaciones, m�s all� de sus diferencias,
producto de las distintas tradiciones y pr�cticas pol�ticas
de las que provienen, registran coincidencias, empezando
porque todos se pronuncian por una sociedad distinta, con
justicia, democracia y libertad, una sociedad no
capitalista, es decir, socialista. Y la mayor�a coinciden
tambi�n en que no advierten que exista soluci�n por la v�a
electoral, aunque esto no significa que necesariamente
est�n por el sabotaje a la elecci�n o por el
abstencionismo, como tampoco lo est� el EZLN, por cierto.

De las reuniones en la Selva Lacandona puede surgir una
tercera coincidencia que ser�a valiosa: la de construir con
el esfuerzo colectivo una fuerza capaz de vencer al
imperialismo y sus servidores. Esa fuerza as� qued�
planteado en esa misma primera reuni�n- puede serlo un
bloque social muy fuerte, integrado por todas las clases
sociales, sectores y grupos de la poblaci�n a los que el
imperialismo explota y sacrifica, que son la gran mayor�a
de la poblaci�n de M�xico, la gran mayor�a de los pueblos
del mundo. Bloques sociales amplios, plurales y combativos
se aclar�- se est�n construyendo en toda Am�rica Latina y
avanzan victoriosos. En nuestro caso, ese bloque social ya
tiene su inicio en el movimiento de masas que se inici� con
el Frente Nacional contra la Privatizaci�n de la Industria
El�ctrica, y en cuyo entorno surgieron adem�s el Frente
Sindical Mexicano, la Promotora por la Unidad Nacional
Contra el Neoliberalismo y el Frente Sindical, Campesino,
Ind�gena, Social y Popular, que ha convocado y llevado
adelante el Di�logo Nacional por un Nuevo Proyecto de
Naci�n.

Una virtud del esfuerzo colectivo que se emprende, lo es el
pacto, que propuso el EZLN y que debe ser asumido por todos
los participantes, del pleno respeto a la autonom�a e
independencia de los dem�s; el de que todos los
participantes eviten la tentaci�n de ponerse a la cabeza y
acaudillar; la decisi�n compartida de que todos act�en con
modestia y con af�n de cooperaci�n; asimismo, que todos
respeten las diferencias y pongan el acento en las
coincidencias.

Desde la primera reuni�n de la Selva Lacandona tambi�n
qued� planteado que un bloque social antiimperialista, como
el que se viene construyendo, requiere de un programa. No
puede ser uno de car�cter maximalista ni sectario, sino
amplio, como lo exige la naturaleza amplia y plural del
bloque. Debe incluir las demandas que cada clase social,
cada sector considere fundamentales, desde la �ptica de sus
intereses de clase, sus aspiraciones y su concepci�n del
mundo y de la vida. No debe ser un listado inacabable, sin
embargo, de planteamientos y demandas, porque resultar�a
poco manejable. Y debe tener el rasgo fundamental del
bloque, su car�cter antineoliberal y antiimperialista. En
este aspecto, tampoco se parte de cero. Ya se ha avanzado
de modo significativo en dos casos muy coincidentes, dentro
del frente de masas. Un excelente programa con las
caracter�sticas se�aladas, lo es el Programa m�nimo no
negociable que se incluye en la Declaraci�n de Quer�taro,
aprobada en el Segundo Di�logo Nacional por un Nuevo
Proyecto de Naci�n, en el que participaron m�s de
doscientas organizaciones sociales, obreras, campesinas, de
j�venes, de ind�genas, de mujeres, partidos pol�ticos de
izquierda, etc�tera. Otro, de hecho sin discrepancias con
el anterior, lo es el que se incluye en el documento
titulado Ni un Gobierno Neoliberal m�s, que data de enero
de 2005, m�s modesto desde el punto de vista num�rico de
quienes lo suscriben hasta hoy, siete partidos y
organizaciones sociales de la izquierda revolucionaria.

En conclusi�n, la iniciativa del EZLN de convocar a las
reuniones de la Selva Lacandona abre una buena oportunidad
de dar nuevos pasos en la construcci�n de una gran alianza
para liberar a M�xico del imperialismo; para conquistar
nuestra segunda y definitiva independencia; para instaurar
un nuevo tipo de democracia, una democracia del pueblo, en
vez de la falsa "democracia" neoliberal de ahora, que est�
al servicio de los enemigos y explotadores del pueblo y la
usan para tratar de enga�arlo. As� estar�amos en el camino
de la edificaci�n de una nueva sociedad en la que impere la
m�s elevada fraternidad humana, y ya nunca m�s la
explotaci�n ni la discriminaci�n; una sociedad superior, la
sociedad socialista.

Ciudad de M�xico, a 4 de septiembre de 2005.




*End*

subscribe/unsubscribe mailto:info@solidnet.org, 
http://www.solidnet.org 




EMail this to a friend     Print Format

 
26/12/19 25 Foundati on of CP of India CPI: Founded in December 26, 1925 On December 26, 1925, a few hundred revoluti onaries engaged ......
 
CP of Banglade sh, URGENT APPEAL from Banglade sh From: Communis t party of Banglade sh, Sunday, November 18, 2007 ......
 
Festival s * Meetings * Congress es 2007 January ......
 
Guardian Roundup, June 16, 2010 From: The Guardian http: //www.cp a.org.au , mailto: cpa@ cpa.org. au , ......
 
Working Group Meeting, Press Statemen t [Pt.] From: Portugue se Communis t Party, Tuesday, February 26, 2008 ......
 
Balkan Meeting, Interven tion by KKE [En., Ru.] From: Communis t Party of Greece http: //inter. kke.gr , mailto: cpg@ int.kke. gr ......
 
DATA BASE NOT ON LINE
 
CPUSA, Solidari dad laboral con Honduras [Sp.] From: Communis t Party Usa http: //www.cp usa.org , mailto: internat ional@ cpusa.or g ......
 
Working Group, Joint Statemen t of Communis t and Workers' Parties for the 60th annivers ary of NATO [Fr., En., Ru.] From: Working Group, ......
 
CP of Canada, Statemen t: End the Coup in Honduras !Canada Must Act Now! [Fr., En.] From: Communis t Party of Canada ......
 
WP of Ireland, Solidari ty with KSM Czech Republic From: Workers' Party of Ireland, Tuesday, November 28, 2006 http: //www.wo rkerspar ty.org , mailto: wpi@ indigo.i e ......
 
Cuba, La historia vencer� [Sp.] From: Embassy of Cuba in Athens, Wednesda y, November 07, 2007 ......