Home Page The Purpose of Solid Net ( Solidarity Network ) is to inform about the activities as well as the ideological and political views of different Communist and Workers' Parties on National and International issues.
Site Search Red LinksRed Links E-Mail: info@solidnet.orgE-Mail   Web Search

30.12.2009, �Huelga General?, �Insurrecci�n Armada?, �V�a
Electoral?, �Una Combinaci�n? Art�culo del Presidente
-------------------------------------------------
From: Popular Socialist Party of Mexico
http://www.ppsdemexico.org , mailto:ppsm@ppsdemexico.org 
==================================================

�HUELGA GENERAL?, �INSURRECCI�N ARMADA?, �V�A ELECTORAL?,
�UNA COMBINACI�N?

(Art�culo completo, consta de cuatro partes)

-Primera parte- 

Por Cuauht�moc Amezcua Dromundo. 

El PPS de M�xico, igual que otras organizaciones que forman
el Movimiento de Liberaci�n Nacional, particip� en el
debate interno de esta organizaci�n de organizaciones en
proceso de consolidarse, cuyo prop�sito fue el de construir
una Agenda consensuada de Mediano Plazo, es decir, una
Concepci�n �nica de Estrategia y T�ctica. Igual que lo
hicieron los dem�s participantes, expres� sus opiniones con
libertad y franqueza, escuch� las dem�s con atenci�n y
respeto fraternal, debati�, aclar�, contra argument� y,
entre todos, se lleg� a consensos, que a partir de ese
momento todos asumimos como una opini�n propia. Compromiso
y convicci�n que todos deberemos honrar. 

�En qu� quedamos respecto de la Huelga General? Llegamos a
la conclusi�n de que es un instrumento plenamente v�lido y
de gran fuerza, de la lucha de clases y de la lucha popular
en general. 

La Huelga General qued� incluida, por tanto, en el arsenal
que tendremos a la mano en nuestro accionar, en el combate
por la liberaci�n de M�xico respecto del imperialismo y la
pandilla, subordinada a �ste, que se apoder� de la
conducci�n de la vida p�blica de M�xico en el �ltimo cuarto
de siglo, a la que pertenece Felipe Calder�n. 

En la Agenda de lucha de mediano plazo del Movimiento de
Liberaci�n Nacional que es por tanto, del PPS de M�xico- se
destaca la Movilizaci�n Popular como una forma id�nea de
lucha en las condiciones actuales de M�xico, y en ella
incluimos todas las formas de manifestaci�n p�blica, como
marchas, plantones, bloqueos y tomas de edificios. Y en
este mismo rubro, tambi�n, la Huelga General, sobre la que,
sin embargo, advertimos que es "un arma poderosa y delicada
a la vez, por lo que exige prudencia en su convocatoria y
decisi�n en�rgica en su ejecuci�n", seg�n qued� asentado en
el Informe que la CEN rindi� al Consejo Nacional del MLN.
No ser�a sano ni �til para la lucha revolucionaria, por
tanto, que estuvi�ramos convocando a la Huelga General una
y otra vez, con ligereza con su combativo leguaje habitual,
Lenin, el genio de la Revoluci�n, dir�a que "con
infantilismo"- si no hemos preparado las condiciones para
que tenga �xito. Una Huelga General, Pol�tica, se entiende,
no es un paro ni una protesta com�n, m�s o menos grande,
sino que, por lo menos, debe alcanzar el objetivo de
derribar al gobierno nacional, u otro objetivo de magnitud
semejante, aunque lo ideal ser� que desemboque de una vez
en la toma del poder por la clase trabajadora o por un
nuevo bloque social distinto al ahora dominante. Es decir,
equivale a una insurrecci�n general; o m�s bien dicho, es
una insurrecci�n popular general, no armada. La Huelga
General ha desempe�ado funciones decisivas, entre otras, en
el caso de la Revoluci�n de Octubre, y as� tambi�n en la
Revoluci�n Cubana, ambas experiencias gloriosas.   

Por eso, de igual manera que no se juega con la revoluci�n,
tampoco se puede abusar de los llamados a la Huelga
General, convirti�ndola en un simple slogan, en una frase
condenada al desgaste, no se vale, de ah� la justeza de las
ideas desarrolladas por el compa�ero Jos� Santos Cervantes
respecto de este tema, en un art�culo reciente. La Huelga
General debe ser capaz de paralizar la vida del pa�s de
manera total durante varios d�as o semanas, si hace falta.
Exige un alto grado de articulaci�n entre todos los
componentes del bloque comprometido en la lucha; una
disciplina a toda prueba; una gran cohesi�n; una firmeza
inconmovible y un enorme poder de convocatoria. 

El movimiento que lucha en nuestro pa�s contra la pandilla
de los neoliberales y entreguistas al imperialismo, que
usurparon el poder, debe ser capaz, primero, de construir
todo eso, que no tiene todav�a en el grado necesario:
articulaci�n, disciplina, cohesi�n, firmeza, poder de
convocatoria; por eso no ha llegado el momento de llamar a
la Huelga General. Cuando llegue ese momento, cuando sea la
hora de utilizar esa arma porque sea la id�nea y existan
las condiciones, si no se convocara a la Huelga General, se
cometer�a un error irreparable. 

-Segunda parte-

La v�a armada tiene plena validez como forma de lucha
popular desde los puntos de vista hist�rico, pol�tico y
�tico. Los pueblos tienen el derecho supremo de recurrir a
ella cuando as� lo consideren. 

El pueblo de M�xico desde hace varias generaciones ha
empu�ado las armas y de eso nos sentimos orgullosos. En
2010 conmemoramos dos efem�rides gloriosas en cuyo
epicentro estuvo la lucha armada: el Bicentenario de la
Independencia y el Centenario de la Revoluci�n de 1910. Las
figuras m�s preclaras de nuestra historia han tomado parte
en la lucha armada, como Hidalgo, Morelos, Ju�rez, Flores
Mag�n, Villa y Zapata. 

Los pueblos de Am�rica Latina y del mundo han utilizado la
lucha armada, sin excepci�n. 

S�lo las fuerzas m�s reaccionarias condenan la lucha armada
popular por principio, porque de hecho condenan toda forma
de lucha que vaya contra su dominaci�n y la expoliaci�n a
que sujetan al pueblo. Por eso le oponen la tesis de la
"conciliaci�n de clases", que equivale al llamado de los
poderosos al pueblo a que "ponga la otra mejilla", con
sumisi�n. 

Esto forma parte de las conclusiones a las que se lleg� por
consenso en el Movimiento de Liberaci�n Nacional,
organizaci�n de organizaciones que va hacia su
consolidaci�n, formada por m�s de 50 agrupaciones pol�ticas
y sociales, -entre ellas el PPS de M�xico-, como resultado
de su debate interno para construir una l�nea pol�tica
com�n. Son posiciones que compartimos ahora y cada una de
nuestras organizaciones se ha comprometido a honrar, al
margen de sus opiniones iniciales.

Asimismo tenemos consenso sobre la validez del principio de
que la Insurrecci�n Armada popular no es una herramienta
coyuntural de los procesos revolucionarios, sino una etapa
culminante de la lucha del proletariado y los pueblos, y
s�lo se llega a ella cuando la clase dominante vuelve
intransitables las dem�s v�as, al cerrar los cauces
democr�ticos y cancelar en los hechos las libertades. Igual
que sucede con la Huelga General tema  que trat� en mi
anterior colaboraci�n bajo este t�tulo- tampoco ser�a sano
ni �til que llam�ramos a la Insurrecci�n Armada una y otra
vez, con ligereza. 

Al analizar en concreto la situaci�n de M�xico hoy,
llegamos a la valoraci�n colectiva de que la burgues�a
t�tere del imperialismo ha ido cerrando las v�as
democr�ticas y suprimiendo el ejercicio de las libertades
cada vez m�s, entre otras formas, al impedir que se escuche
la voz y se conozcan las ideas de las fuerzas
antineoliberales, antiimperialistas, populares y de la
izquierda socialista, a trav�s de la televisi�n y la radio,
en tanto que los utiliza para enga�ar al p�blico
alevosamente, para que acepte sin an�lisis la visi�n
falsificada de las cosas que les interesa difundir al
imperialismo y la burgues�a que le sirve; tambi�n, al
mercantilizar la vida democr�tico-electoral y convertirla
en monopolio de la clase social con gran riqueza acumulada
y de pol�ticos profesionales que entren a ese mercado,
vendiendo sus servicios a los poderosos; al burlar el
sufragio y la voluntad popular con toda clase de ardides;
al restringir las manifestaciones p�blicas, las libertades
de reuni�n y petici�n, y al reprimirlas con brutalidad; al
criminalizar a los luchadores sociales con sa�a; al rodear
de impunidad a los grandes capitalistas y a los
funcionarios que delinquen; al violar de manera grotesca la
autonom�a sindical, como se ha hecho contra los
electricistas, mineros y trabajadores de la educaci�n,
entre otros trabajadores. �stas, entre muchas formas m�s. 

Llegamos al criterio de que todo esto muestra que las
tendencias de corte fascista de la clase dominante y los
gobiernos que le sirven. De esta manera, la burgues�a
dominante, al ir cerrando las v�as pac�ficas de lucha,
qui�ralo o no, tiende a provocar que la Insurrecci�n Armada
estalle, al no dejar otro cauce para que discurra la fuerza
incontenible del pueblo.

Asimismo, llegamos a la valoraci�n de que, a pesar de esa
conducta repudiable de la clase dominante, por hoy todav�a
existen las condiciones para librar la lucha no armada, por
cauces institucionales y extra-institucionales, que el MLN
enarbola, al tiempo que expresa su pleno respeto a los
luchadores sociales que, con una valoraci�n distinta, tomen
otro camino. 

Sin embargo, hay que reiterarlo con alto sentido de
responsabilidad: igual que con la Revoluci�n no se juega,
tampoco se juega con la Huelga General, que tiene plena
legitimidad y eficacia, ni se juega con la Insurrecci�n
Armada.

-Tercera parte-

Una conclusi�n del debate interno en el Movimiento de
Liberaci�n Nacional fue que, en las condiciones de M�xico
hoy, la estrategia de lucha id�nea es una combinaci�n de
batalla de las ideas, movilizaci�n popular y lucha
electoral y parlamentaria. 

Aunque sobre la lucha electoral, el consenso final fue en
el sentido de que est� muy lejos de ser la panacea en las
condiciones de hoy. 

En la estrategia com�n, destaca en primer lugar la batalla
de las ideas, que es un arma formidable, pues desenmascara
al imperialismo y la burgues�a que le sirve; es un
instrumento id�neo para el desarrollo de la conciencia
antiimperialista y la cultura revolucionaria en el pueblo;
es un elemento b�sico para la maduraci�n de las condiciones
subjetivas para que la revoluci�n de liberaci�n nacional
logre sus objetivos, y adem�s de todo lo anterior, es parte
medular de la educaci�n pol�tica que el MLN debe impartir a
sus miembros y a las masas populares, con el fin de
multiplicar los luchadores revolucionarios pensantes de
alto nivel, por todo eso es fundamental y el MLN debe
privilegiarla.

La movilizaci�n popular es el segundo elemento de la
combinaci�n que se aprob�. Incluye todas las formas de
manifestaci�n p�blica: marchas, plantones, bloqueos, tomas
de edificios y, llegado el momento, la huelga pol�tica
general, que siendo un arma poderosa y sensible a la vez,
"exige prudencia en su convocatoria y decisi�n en�rgica en
su ejecuci�n".

El tercer elemento de la combinaci�n, la lucha electoral,
tiene problemas que dificultan que en este momento pueda
ser un arma eficaz para la lucha. La primera: de los
partidos que pueden sostener candidaturas seg�n las normas
vigentes, no hay uno solo que represente los intereses
populares. Y esas mismas normas impiden que el MLN u otra
expresi�n popular pueda postular candidatos ni ahora ni en
el 2012.

La segunda es que los partidos que se hacen llamar de
izquierda y que propiamente son de centro izquierda, es
dif�cil que acepten compromisos de orden avanzado, hacia
nuestra liberaci�n respecto del imperialismo, hacia una
distribuci�n menos injusta del producto del trabajo, y
hacia una democracia de verdad, que responda a los
intereses populares. "En las condiciones del actual sistema
de partidos, el PRD partido de centro-izquierda- es el m�s
cercano a los ideales del MLN y a los intereses del bloque
popular, pero no los hace suyos", se valor�. Es cierto,
respecto al neoliberalismo, sus cr�ticas son m�s ret�ricas
que program�ticas. �ste y otros partidos, como el PT, son
muy limitados en cuanto a lo que el pueblo puede esperar de
ellos. Por eso se resolvi� que "el MLN en ning�n caso debe
apoyar candidato ni partido alguno, o bloque de partidos,
si no existe un convenio p�blico program�tico de ese tipo."


No obstante, el MLN no es sectario y debe intentar un
compromiso de car�cter program�tico. "El MLN no actuar� con
rigidez en la negociaci�n, pero no ceder� en los aspectos
medulares que significan ruptura con el neoliberalismo", se
acord�; y tambi�n qued� claro que en ning�n caso podemos
correr el riesgo de apoyar a un gobierno privatizador,
impulsor de "reformas estructurales", neoliberal
"moderado", como suelen ser los de centroizquierda. Y
acordamos que "ser�a una incongruencia peor todav�a si el
MLN apoyara a candidatos que pactaran con la derecha
pri�sta con el pretexto que fuera, o m�s lamentable
todav�a, con candidatos que se aliaran con la ultraderecha
panista", como lo quieren hacer algunos sectores de esos
partidos, en Oaxaca, por ejemplo. 

Asimismo, convenimos en que ser�a inadmisible apoyar a esos
partidos si no aceptan condiciones expl�citas, puesto que
con frecuencia hacen concesiones a los neoliberales. "Pero
la derecha es neoliberal de l�nea dura, y lo es todav�a m�s
la ultraderecha, que adem�s asume una actitud lacayuna
frente al imperialismo, por eso nuestro deslinde con esas
fuerzas debe ser claro y firme en todo momento.
Incongruencias como las planteadas, jam�s nos ser�an
perdonadas hist�ricamente."

-Cuarta y �ltima parte-

Los puntos medulares del programa que el Movimiento de
Liberaci�n Nacional demandar� sean asumidos por el
candidato y el partido o bloque de partidos, si se da la
posibilidad de una alianza electoral, seg�n el acuerdo
consensuado entre todos las organizaciones que lo integran
son:

1. Ni una "reforma estructural" m�s. Con ellas se despoja a
la Naci�n de sus recursos y riquezas, y a los trabajadores
de sus conquistas sociales y nivel de vida, para beneficiar
a los capitalistas m�s poderosos.

2. Ni una privatizaci�n m�s, ni franca ni disfrazada.
Impedir que se modifique la Constituci�n para privatizar
las industrias el�ctrica y petrolera; comprometerse a
evitar que se siga dando la privatizaci�n de las mismas de
manera encubierta, al margen de la Constituci�n, y revertir
ese proceso; rescatarlas plenamente para el patrimonio
nacional. Revertir los procesos de privatizaci�n que se han
dado asimismo en el �mbito de la educaci�n y la seguridad
social. 

3. Retomar la v�a de las nacionalizaciones y recuperar as�
el patrimonio nacional, porque es la base de nuestro
desarrollo con independencia. Es necesario avanzar m�s all�
en la intervenci�n del Estado en la econom�a y, al mismo
tiempo, tomar medidas que garanticen que en lo sucesivo las
empresas y ramas de la econom�a nacionalizadas estar�n al
servicio del desarrollo nacional con independencia y
distribuci�n equitativa del producto social y ya no del
enriquecimiento privado. Esto exige nuevas formas de
composici�n de las fuerzas que encabecen la direcci�n
pol�tica del Estado, distintas de las que se han dado hasta
hoy, con la representaci�n del bloque popular en la toma de
las decisiones estrat�gicas de gobierno.

4. El bloque popular aspira leg�timamente a dirigir el
Estado. Para 2012, sin embargo, podr�a apoyar, en alianza,
a un candidato surgido de las filas de la centroizquierda,
si la correlaci�n de fuerzas as� lo aconseja, a condici�n,
adem�s de las otras ya se�aladas en este programa, de que
no pretenda ejercer una presidencia al margen de dicho
bloque, porque un Estado dirigido de manera unilateral por
la burgues�a en cualquiera de sus sectores, aun los que se
dicen democr�ticos, republicanos, progresistas y hasta "de
izquierda", no podr�an llevar adelante un Proyecto de
Naci�n opuesto al neoliberalismo. Sus limitaciones
clasistas lo impiden. El bloque popular considera
indispensable que se tome en cuenta su participaci�n en el
examen de los problemas fundamentales y la toma de las
decisiones estrat�gicas; es decir, este bloque, integrado
por la clase trabajadora de la ciudad y del campo, manual e
intelectual, los campesinos, estudiantes y dem�s sectores
populares, debe tomar parte en la direcci�n del Estado. 


5. Reducir el servicio de la deuda externa en t�rminos
significativos y destinar la diferencia a promover el
desarrollo nacional. 

6. Acabar con el robo a la Naci�n y al pueblo que significa
el Fobaproa. 

7. Garantizar a los pueblos y comunidades ind�genas sus
derechos y una vida digna y decorosa.

8. Garantizar la gratuidad de toda la educaci�n p�blica,
defenderla de la embestida de las fuerzas oscurantistas y
exigir se respete y aplique en todos los niveles el
art�culo tercero constitucional.

9. Impedir se restrinjan derechos y conquistas de los
trabajadores consagrados en el art�culo 123 c


EMail this to a friend     Print Format

 
26/12/19 25 Foundati on of CP of India CPI: Founded in December 26, 1925 On December 26, 1925, a few hundred revoluti onaries engaged ......
 
CP of Banglade sh, URGENT APPEAL from Banglade sh From: Communis t party of Banglade sh, Sunday, November 18, 2007 ......
 
Festival s * Meetings * Congress es 2007 January ......
 
Guardian Roundup, June 16, 2010 From: The Guardian http: //www.cp a.org.au , mailto: cpa@ cpa.org. au , ......
 
Working Group Meeting, Press Statemen t [Pt.] From: Portugue se Communis t Party, Tuesday, February 26, 2008 ......
 
Balkan Meeting, Interven tion by KKE [En., Ru.] From: Communis t Party of Greece http: //inter. kke.gr , mailto: cpg@ int.kke. gr ......
 
DATA BASE NOT ON LINE
 
CPUSA, Solidari dad laboral con Honduras [Sp.] From: Communis t Party Usa http: //www.cp usa.org , mailto: internat ional@ cpusa.or g ......
 
Working Group, Joint Statemen t of Communis t and Workers' Parties for the 60th annivers ary of NATO [Fr., En., Ru.] From: Working Group, ......
 
CP of Canada, Statemen t: End the Coup in Honduras !Canada Must Act Now! [Fr., En.] From: Communis t Party of Canada ......
 
WP of Ireland, Solidari ty with KSM Czech Republic From: Workers' Party of Ireland, Tuesday, November 28, 2006 http: //www.wo rkerspar ty.org , mailto: wpi@ indigo.i e ......
 
Cuba, La historia vencer� [Sp.] From: Embassy of Cuba in Athens, Wednesda y, November 07, 2007 ......