Home Page The Purpose of Solid Net ( Solidarity Network ) is to inform about the activities as well as the ideological and political views of different Communist and Workers' Parties on National and International issues.
Site Search Red LinksRed Links E-Mail: info@solidnet.orgE-Mail   Web Search

23.09.2008, Lombardo, pensador marxista, dirigente obrero y
pol�tico revolucionario [Sp.]
-------------------------------------------------
From: Popular Socialist Party of Mexico, Tuesday, September
23, 2008
http://www.ppsdemexico.org , mailto:ppsm@ppsdemexico.org
==================================================

Estimados compa�eros: rogamos difundir la siguiente
ponencia, presentada por el Primer Secretario del Partido
Popular Socialista de M�xico, Cuauht�moc Amezcua Dromundo,
en el Seminario Internacional, Lombardo, la CTAL y los
problemas contempor�neos de la clase obrera y los pueblos,
ciudad de M�xico, septiembre 8 al 10.
 
Vicente Lombardo Toledano, Pensador Marxista, Dirigente
Obrero y Pol�tico Revolucionario[1] 
 
Men CP Cuauht�moc Amezcua Dromundo[2] 
 
1. Vicente Lombardo Toledano, siendo un joven universitario
brillante, se vincul� con la clase obrera. 
 
Vicente Lombardo Toledano fue un estudiante brillante de la
Universidad Nacional, que curs� de manera simult�nea las
profesiones de leyes y filosof�a; sus altas calificaciones
en todas las asignaturas hablan de su inteligencia y
disciplina en el estudio. Pudo ser un profesionista
pr�spero que llevara una vida c�moda, pero eligi� el camino
de la lucha al servicio de la clase obrera. 
 
Desde muy joven se hab�a interesado en los problemas de la
cultura y la vida de M�xico, que debat�a asiduamente con
sus mejores maestros y amigos. Por los a�os de 1915 y 16,
M�xico estaba en efervescencia: luego de concluida la fase
armada de la Revoluci�n, se discut�a el rumbo que tomar�a
la organizaci�n jur�dico-constitucional y el futuro
pol�tico.[i] El v�nculo del estudiante distinguido con la
clase obrera surgi� en 1917, cuando la Universidad Popular
Mexicana, que hab�a sido creada por el Ateneo de M�xico con
el fin de llevar la cultura a los trabajadores, fue
reorganizada, y su rector, Alfonso Pruneda, nombr� al joven
brillante, entonces de 23 a�os, secretario de la misma.
Lombardo ejerci� en ella una funci�n docente, y los
trabajadores, alentados por su trato fraterno y enterados
de su formaci�n de abogado, se habituaron a consultarle sus
problemas laborales y a confiarle las dificultades que la
vida les deparaba, sus aspiraciones y anhelos. Lombardo
declar� a James W. Wilkie, a este respecto: "Comprend�
entonces toda la profundidad del drama social de
M�xico".[ii] 
 
Siendo tambi�n profesor de la Escuela Preparatoria, en
1920, organiz� el primero de los numerosos sindicatos que
fundar�a en su vida: la Liga de Profesores del Distrito
Federal, con maestros universitarios y de escuelas
primarias y t�cnicas. Un a�o despu�s ingres� a la CROM,
Confederaci�n Regional Obrera Mexicana, que fue la primera
central sindical nacional.[iii] En 1923, Lombardo fue
electo miembro del Comit� Central de esa organizaci�n para
las cuestiones educativas y culturales, por su Quinta
Convenci�n. 
 
La formaci�n de Lombardo no hab�a sido en la filosof�a
marxista; imposible en las condiciones de la �poca. Su
preceptor fue Antonio Caso, prestigiado maestro de la
Escuela de Altos Estudios; era un fil�sofo idealista,
espiritualista, y �sta era la filosof�a oficial de la
Universidad Nacional. Esa formaci�n de Lombardo entr� en
choque con la realidad de clase a la que se vincul�. No le
sirvi� para comprender las agudas contradicciones de una
sociedad con enormes rezagos, como la nuestra, producto de
tres siglos de coloniaje, que se agravaron por la afluencia
de capitales extranjeros de la etapa del imperialismo
econ�mico, a partir de la segunda mitad del siglo XIX, y
m�s a�n por la crisis del sistema capitalista mundial de la
posguerra. "Me di cuenta de que mis ideas las que yo
aceptaba, no estaban de acuerdo con la realidad"[iv],
recordar�a Lombardo. 
 
Para colmo, su participaci�n sindical en el seno de la CROM
a�adi� otro motivo a su inconformidad: la central
practicaba el colaboracionismo de clases propio de la
socialdemocracia, lo que no result� aceptable para
Lombardo. "Entr� en conflicto conmigo mismo", escribi� en
una carta dirigida al escritor franc�s Henri Barbusse[v].
Adem�s, sustent� durante toda su vida una concepci�n �tica
elevada, que choc� desde luego con la conducta corrupta de
los principales dirigentes, con Luis N. Morones al frente
del llamado Grupo Acci�n. 
 
A�os despu�s, recordando esos hechos, Lombardo afirmar�a
con orgullo leg�timo: "Desde que era estudiante no he sido
sino eso: un soldado del invencible ej�rcito de la clase
trabajadora que todo lo produce, todo lo descubre y todo lo
crea con sus manos y con su cerebro, lo mismo en las minas
que en las f�bricas, en las escuelas, en los laboratorios
de investigaci�n y en el interior de la conciencia." Y
rematar�a convencido: "A ese ej�rcito pertenece el
porvenir".[vi] 
 
2. Lombardo descubre la filosof�a del materialismo
dial�ctico, la estudia en su profundidad y riqueza, la
asimila y la asume como propia. 
 
Durante la segunda mitad de la d�cada de los veinte, poco a
poco se fue alejando de esas ideas que lo decepcionaban y
acab� por considerar necesario acudir al estudio de la obra
de Marx y Engels, de la que hasta entonces s�lo ten�a
alguna idea superficial. Antonio Caso, en sus clases, dec�a
que tales pensadores constitu�an lo opuesto al ideario de
Hegel, pero jam�s explic� sus ideas.[vii] Lombardo
consider� necesario examinar dichas ideas y meditar sobre
ellas, pero se encontr� con que no hab�a obras publicadas
de esos pensadores en M�xico ni en espa�ol. Apenas el
Manifiesto del partido comunista, traducido y publicado en
Argentina, y folletos de agitaci�n, combativos, pero
inexactos y con errores en las cuestiones de fondo, que
acaso podr�an servir para alguna actividad pol�tica
elemental, pero no para la comprensi�n de una obra tan rica
y compleja como lo es el marxismo. 
 
Por fortuna, en 1925 tuvo la posibilidad de viajar a Nueva
York, a un congreso, y a Europa, a la Conferencia
Internacional del Trabajo, en Ginebra, Suiza, como
observador de la CROM. En ambos viajes visit� librer�as,
encontr� obras de Marx y Engels en lenguas extranjeras, y
estableci� convenios para que le enviaran otras. Entonces
se puso a estudiar de manera intensa, varias horas al d�a,
diccionario en mano. Invirti� meses y a�os. Su h�bito de
estudio fue su soporte. Como �l lo dice, "fui confrontando
las nuevas ideas que yo adquir�a con las que hab�a recibido
en la Universidad, y comprend� que la filosof�a que yo
hab�a aceptado era falsa".[viii] Hacia inicios de la d�cada
de los treinta ya hab�a consumado su nueva formaci�n. 
 
3. El perfil y la obra de la CTAL, como desarrollo y
concreci�n del pensamiento marxista. 
 
Al profundizar en el conocimiento del marxismo, Lombardo
hizo propia la convicci�n de que la filosof�a no s�lo es
instrumento para conocer la realidad sino tambi�n medio
para transformarla. A partir de entonces, su actividad como
dirigente sindical y como dirigente pol�tico, jam�s la
ejercer�a dej�ndose llevar por experiencias o afirmaciones
coyunturales de personalidades u organizaciones "con
autoridad", ni malentender�a la teor�a como un listado de
recetas, porque le fue muy claro que se trataba de una gu�a
para a acci�n. Por eso mismo, el "calco y la copia" -usando
la formulaci�n de Mari�tegui- siempre le fue ajeno. 
 
En todos los casos, Lombardo realizar�a primero un examen
dial�ctico acucioso de la realidad en la que iba a actuar,
considerando todos los elementos significativos y la
din�mica siempre cambiante, sobre todo cuando ocurr�an
cambios significativos en la vida nacional o en la arena
internacional. S�lo despu�s y con ese sustento vendr�an los
planes y las acciones. Ese m�todo de trabajo, desde luego
que presidi� la actividad de Lombardo hacia el surgimiento
de la Confederaci�n de Trabajadores de Am�rica Latina, CTAL
y se reflej� en el perfil y la obra de la misma. Por tanto,
se puede afirmar que los aportes de Lombardo a la CTAL
fueron una concreci�n y un desarrollo del pensamiento
marxista. 
 
Ante la falta de espacio para desarrollar esta tesis con
mayor amplitud, abordar� aqu� dos elementos caracter�sticos
de la central, vinculados al tema de la unidad y al
pensamiento de Lombardo: uno, el que contesta a la pregunta
sobre a qui�nes, a qu� tendencias ideol�gicas y pol�ticas
se deber�a llamar a la unidad, y dos, el relativo al
combate contra el imperialismo como tarea fundamental del
movimiento sindical. 
 
A) La CTAL, frente �nico, integrado por las organizaciones
sindicales de todas las tendencias. 
 
Los documentos de la CTAL acreditan que fue concebida como
una organizaci�n de frente �nico, integrada por las
organizaciones sindicales de todas las tendencias, para
luchar en com�n por las reivindicaciones inmediatas de la
clase trabajadora y por la liberaci�n de los pueblos
latinoamericanos respecto del imperialismo. �stos son dos
de sus rasgos caracter�sticos m�s significativos. 
 
Pero vale preguntarse qui�n y con qu� fundamento puso en
marcha la idea de llamar a la unidad a las organizaciones
de todas las tendencias, a la vista de que �ste no era el
criterio dominante en el �mbito de la izquierda
revolucionaria mundial a fines de la d�cada de los veinte e
inicios de los treinta, que es cuando el proyecto con rumbo
a la CTAL se va gestando, puesto que la Internacional
Comunista en su VI Congreso, de 1928, resolvi� que las
organizaciones dirigidas por los comunistas no formaran
filas al lado de los reformistas ni otras expresiones
ideol�gicas. La resoluci�n fue puesta en marcha por la
Internacional Sindical Roja y la Confederaci�n Sindical
Latinoamericana, CSLA, en el plano mundial y en nuestra
regi�n, respectivamente. 
Lombardo, por su parte, jam�s sostuvo esa interpretaci�n,
sino que lleg� a la suya propia. Ya en 1927, cuando estaba
en el proceso de su formaci�n marxista, en una conferencia,
llam� a la clase trabajadora de toda Am�rica Latina, as�,
sin excepciones, a la unidad para combatir al
imperialismo.[ix] Y en 1933, cuando de hecho ya hab�a
concluido ese proceso autoformativo, propuso convocar "a
todas las agrupaciones obreras... (otra vez, sin excluir a
nadie) a un congreso para la organizaci�n de la
Confederaci�n Obrera Iberoamericana", con un fin
semejante.[x] En octubre del mismo a�o, cuando Lombardo, en
el plano nacional, avanzaba asimismo hacia la construcci�n
de una gran central sindical unitaria en nuestro pa�s, al
fundar la Confederaci�n General de Obreros y Campesinos de
M�xico, CGOCM, �sta nueva central, en su Asamblea
Constituyente, decidi� impulsar la unidad de los
trabajadores latinoamericanos. La CGOCM fue la misma
central que encabezaba Lombardo cuando envi� un escrito a
la Primera Conferencia Americana del Trabajo que se reuni�
en Santiago de Chile en 1936, en que reiter� su llamado a
la unificaci�n y dijo: "No es preciso que los trabajadores
todos piensen del mismo modo, que todos sustenten la misma
doctrina pol�tica, que todos opinen igual respecto de las
caracter�sticas de la sociedad futura"[xi]. Siguiendo el
mismo hilo de los pasos de Lombardo hacia la unidad
latinoamericana, al constituirse la CTM, Confederaci�n de
Trabajadores de M�xico, tambi�n en 36, en sus documentos
b�sicos plasm� la necesidad de unir a la clase obrera del
subcontinente. Y fue la propia CTM la que convoc� al
Congreso Obrero Latinoamericano, que dio vida a la CTAL. 
Esa concepci�n que enarbolaba Lombardo, y que fue la
adoptada en su momento por la CTAL, es congruente con la
tesis de Marx y Engels, en el sentido de que la fuerza de
la clase obrera radica en su unidad, que se manifiesta en
el famoso lema: "�Proletarios de todos los pa�ses, un�os!",
y que el propio Marx expresara en t�rminos precisos: "La
�nica fuerza social de los obreros est� en su n�mero. Pero,
la fuerza num�rica se reduce a la nada por la
desuni�n".[xii] Lenin, en esa l�nea, postul� que la tarea
de los comunistas era actuar all� donde estuvieran las
masas, y calific� de "absurda, rid�cula y pueril" la
opini�n de "que los comunistas no pueden ni deben actuar en
los sindicatos reaccionarios"[xiii]. 
No est� en mi �nimo afirmar que la posici�n de Lombardo al
respecto haya sido la �nica, de seguro hubo otros
pensadores y luchadores, otras organizaciones que
coincidieron por sus propias razones. Pero tampoco me cabe
duda que su impulso fue decisivo para el surgimiento de la
CTAL con el perfil que tuvo. Vale recordar que la IC,
dentro del mismo per�odo que vengo refiriendo, mantuvo la
posici�n que podr�amos llamar de unidad restringida, desde
1928 hasta que su VII Congreso, de 1935, rectific� y lleg�
a un juicio semejante al de Lombardo sobre la unidad
sindical. Entonces resolvi� que: " el congreso impone a los
comunistas el deber de adoptar todas las medidas pr�cticas
para realizar la unidad sindical"[xiv] Y precis� que habr�a
que construir "un sindicato �nico en cada rama de la
producci�n; una central �nica en cada pa�s; una central
internacional �nica de sindicatos por industrias; una
central sindical �nica sobre la base de la lucha de
clases."[xv] Los partidos comunistas de Latinoam�rica,
consecuentemente, disolvieron la CSLA y, en adelante,
participaron notablemente en las actividades preparatorias
del Congreso Obrero Latinoamericano, convocado por la CTM,
en el que se fund� la CTAL, y en la vida de la misma, junto
con otras corrientes distintas, cuyo criterio unitario
hab�a madurado tambi�n. Esa misma concepci�n de unidad fue
la que rigi� en el surgimiento de la Federaci�n Sindical
Mundial, superando la opini�n del sindicalismo ingl�s, que
en vano quiso aislar a los sindicatos sovi�ticos. 
B) Objetivo medular de la CTAL, la lucha por la liberaci�n
de Am�rica Latina frente al imperialismo. 
Lombardo distingui� claramente la realidad de Am�rica
Latina de otras, donde las condiciones facilitaron el
desarrollo del capitalismo hasta la fase del imperialismo.
Advirti� la diferencia entre unos y otros pa�ses que
conforman el sistema capitalista mundial de la �poca
moderna: imperialistas, dominantes, saqueadores, unos;
objeto del dominio y del saqueo de los primeros, otros.
Jam�s se confundi� al respecto con la concepci�n
"euroc�ntrica", que pone en el mismo saco a todos los
pa�ses capitalistas del mundo, con lo que llega a
conclusiones da�inas para la lucha misma, de la clase
obrera y los pueblos. 
 
Los pueblos de nuestra regi�n, sometidos al r�gimen
colonial durante tres siglos, por parte de Espa�a, Portugal
y otras potencias de Europa, lograron al fin su
independencia pol�tica, luego de cruentas luchas. Pero no
consiguieron destruir el r�gimen econ�mico que las
potencias coloniales impusieron, basado en la concentraci�n
de la tierra en manos de una minor�a y en una serie de
estancos, monopolios y privilegios para las castas
dominantes. Lombardo llam� a ese sistema semifeudal, por
sus rasgos descritos, que en su esencia, como modo de
producci�n, lo asemejan con el feudalismo cl�sico que se
dio en otras regiones, sin que fuera id�ntico. Lombardo
se�ala tambi�n que, a pesar de todo, las fuerzas
productivas empezaron a desarrollarse en nuestros pa�ses,
en unos m�s que otros, y se fueron creando las premisas
para el paso a formas capitalistas de producci�n. En la
�ltima mitad del siglo XIX, dice, cuando ese proceso se
realizaba, las inversiones extranjeras provenientes de
Estados Unidos y Europa, irrumpieron en la vida dom�stica
de nuestras naciones y, en la mayor�a de ellas,
yuxtapusieron un sistema capitalista dependiente a las
formas antiguas de producci�n con supervivencias
semifeudales, sin que se diera su natural desarrollo
hist�rico. "De esta suerte, pasaron los pueblos
latinoamericanos, en un lapso breve, de su condici�n de
colonias de Espa�a y Portugal, a semicolonias del
imperialismo internacional."[xvi] Para Lombardo, �ste es el
drama de Am�rica Latina. Consecuentemente, la lucha contra
el imperialismo, por nuestra plena independencia, econ�mica
y pol�tica, es fundamental. Y es una tarea en la que la
clase obrera debe participar decididamente, no s�lo desde
la trinchera del partido de clase, sino tambi�n desde el
movimiento sindical. "En los pa�ses que luchan por su
independencia nacional y en los que disfrutan de ella, pero
est�n sometidos econ�micamente a las fuerzas del
imperialismo, los sindicatos deben unir a sus demandas
econ�micas y sociales la lucha por la independencia
pol�tica nacional o por la emancipaci�n econ�mica respecto
del imperialismo", proclam�.[xvii] Y explic� por qu� esta
tarea corresponde a todos los trabajadores, no s�lo a los
que militan pol�ticamente: "Si las reivindicaciones de
clase de los trabajadores no se asocian a las demandas del
pueblo y a las exigencias de la liberaci�n nacional, los
�xitos de la clase obrera son transitorios y pueden
anularse con facilidad".[xviii] 
La CTAL desde su fundaci�n plasm� ese compromiso de lucha
en sus documentos b�sicos. Y as� lo ejerci� a lo largo de
su existencia.[xix] Desde el punto de vista de la batalla
de las ideas, el Plan para la posguerra, aprobado por el
Segundo Congreso de la CTAL, de Cali, Colombia, de 1944,
contiene las demandas y las metas de la regi�n en la lucha
por desarrollar sus fuerzas productivas y liberarse del
yugo imperialista; se trata de un documento de vigencia
ejemplar aun hoy, luego de que han transcurrido m�s de seis
d�cadas y tantas cosas han cambiado, pero no nuestra
condici�n de pa�ses dependientes que, antes al contrario,
se ha acentuado. 
 
4. Lombardo, pol�tico revolucionario. 
 
La personalidad de Lombardo como pensador marxista, y como
dirigente obrero forma un todo con su calidad de pol�tico
revolucionario. A eso dedic� su vida, a fin de cuentas, a
la lucha por la transformaci�n profunda de la sociedad, a
la sustituci�n del r�gimen de la propiedad privada de los
medios de producci�n y cambio por la sociedad socialista.
�l mismo lo expresa, refiri�ndose al momento en el que
coronara la fase de su estudio intenso de la obra de Marx y
de Engels, y descubriera que la filosof�a no s�lo es
conocimiento de la realidad, sino instrumento para
transformarla; entonces: "Hall� para siempre mi sitio en el
mundo: el de un militante de la revoluci�n que debe
liquidar la explotaci�n del hombre por el hombre y concluir
la querella milenaria entre el hombre y la naturaleza".[xx]

 
Por mi parte, concluyo este trabajo recordando que a los
hombres y mujeres notables, de acuerdo con la concepci�n
marxista, se les juzga por su contribuci�n a los logros de
los pueblos que son los verdaderos constructores de la
historia-, por la calidad de su interacci�n con ellos. La
contribuci�n de Vicente Lombardo Toledano a los logros y a
las luchas de los pueblos del mundo, sobre todo los de
Am�rica Latina a M�xico, su patria- a sus grandes
victorias, fue enorme, en los tres aspectos: como pensador
marxista, dirigente obrero y pol�tico revolucionario. 


 
[1] Ponencia para el Seminario Internacional "Lombardo, la
CTAL y los problemas contempor�neos de la clase obrera y
los pueblos", CEFPSVLT, M�xico, 8-10 de septiembre de 2008.
 
[2] Maestro en ciencia pol�tica y doctorante en Estudios
Latinoamericanos por la Universidad Nacional Aut�noma de
M�xico, Investigador del Centro de Estudios Filos�ficos,
Pol�ticos y Sociales Vicente Lombardo Toledano. Primer
Secretario del Partido Popular Socialista de M�xico.


 
[i] Lombardo ten�a 22 a�os cuando fund�, con otros
compa�eros, la Sociedad de Conferencias y Conciertos, de
car�cter cultural, que ser�a m�s conocida en los medios
universitarios como el "grupo de los siete sabios", nombre
que recogi� la historia. Los otros miembros del grupo,
fueron Alfonso Caso, Manuel G�mez Mor�n, Antonio Castro
Leal, Alberto V�squez del Mercado, Te�filo Olea y Leyva, y
Jes�s Moreno Baca. Luego se unir�an otros estudiantes,
entre ellos Narciso Bassols y Luis Enrique Erro.
[ii] Ver James W. Wilkie y Edna Monz�n de Wilkie, M�xico
visto en el siglo XX, entrevistas de historia oral.
Instituto Mexicano de Investigaciones Econ�micas, M�xico,
1969. P�g. 256.
[iii] En 1922 cre� el Grupo Solidario del Movimiento
Obrero, que relacion� dos c�rculos en los que Lombardo
actuaba, el de los obreros y el de los intelectuales y
artistas, entre otros a Jos� Clemente Orozco, Diego Rivera,
Alfonso Caso, Daniel Cos�o Villegas, Eduardo Villase�or,
Pedro Henr�quez Ure�a y Carlos Pellicer.
[iv] Wilkie, p�g. 258.
[v] La carta, escrita en 1935, fue en respuesta a la
petici�n de Barbusse de que Lombardo le hablara de la
trayectoria de su vida. Se puede consultar en el Fondo
documental de la biblioteca del CEFPSVLT; est� publicada en
el tomo III, volumen 3 de la Obra Hist�rico-cronol�gica de
VLT, editada por el propio CEFPSVLT, pp. 251-259.
[vi] Vicente Lombardo Toledano, intervenci�n en el acto de
homenaje que le rindieron sus amigos, disc�pulos,
compa�eros de lucha y personalidades del campo democr�tico
en el Palacio de Bellas Artes, al cumplir sus 70 a�os de
vida, 16 de julio de 1964.
[vii] M�s tarde, Lombardo, ya formado como un pensador
marxista profundo y riguroso, sostuvo una larga y muy
sonada pol�mica filos�fica que ser�a conocida como
"Idealismo vs. Materialismo Dial�ctico", con su antiguo
maestro, el muy reverenciado Antonio Caso, que tuvo dos
momentos: primero en el seno de la Universidad, en el
Primer Congreso de Universitarios Mexicanos, en septiembre
de 1933, y luego en las p�ginas del peri�dico El Universal
de la ciudad de M�xico, entre enero y abril de 1935. Por
primera vez se debatieron en M�xico de manera p�blica las
bases ideol�gicas del socialismo cient�fico confrontadas
con la doctrina idealista-espiritualista que se preconizaba
de manera oficial en la Universidad Nacional. Ver la Obra
Hist�rico-cronol�gica de VLT, editada por el CEFPSVLT, Tomo
II, Volumen 4, pp. 101-104 y 161-197, y Tomo III, Volumen
3, pp. 1-162. Ver tambi�n Caso-Lombardo. Idealismo vs.
Materialismo Dial�ctico. Universidad Obrera de M�xico,
1963.
[viii] Wilkie, p�g. 258.
[ix] Fue en la conferencia que dict� en el teatro Esperanza
Iris, de la ciudad de M�xico con el t�tulo de "La doctrina
Monroe y el movimiento obrero", el 30 de enero de 1927, en
la que denunci� las ambiciones de dominaci�n de Estados
Unidos sobre Am�rica Latina que entra�an el llamado
"panamericanismo" y la doctrina Monroe, y llam� a la clase
trabajadora de toda la regi�n a combatirlas. Fue editada
por la CROM en un folleto que llev� el mismo t�tulo,
impreso en los talleres linotipogr�ficos La lucha, 1927.
[x] Vicente Lombardo Toledano, discurso pronunciado ante la
Convenci�n Extraordinaria de la CROM. Fondo documental de
la biblioteca del CEFPSVLT; est� publicada en el tomo II,
volumen 4 de la Obra Hist�rico-cronol�gica de VLT, editada
por el propio CEFPSVLT, pp. 35-74.
[xi] El comunicado de Lombardo fue publicado con el t�tulo
de "Mensaje al proletariado de Am�rica Latina" en el
peri�dico El Universal, diario de la ciudad de M�xico, del
1 de enero de 1936.
[xii] Fue en su "Instrucci�n sobre diversos problemas a los
delegados del Consejos Central Provisional" de agosto de
1866, previa al Congreso de la Primera Internacional que se
celebr� en Ginebra, del 3 al 8 de septiembre de en 1866. 
[xiii] Lenin, "La enfermedad infantil del �izquierdismo? en
el comunismo", en V. I. Lenin, Obras escogidas, Editorial
Progreso, Mosc�, 1969, pp. 537-515.
[xiv] "La ofensiva del fascismo y las tareas de la
Internacional Comunista en la lucha por la unidad de la
clase obrera contra el fascismo, (Resoluci�n sobre el
informe del camarada Dim�trov adoptada por el VII Congreso
de la Internacional Comunista, el 20 de agosto de 1935)",
texto �ntegro publicado en Fascismo, democracia y frente
popular, VII Congreso de la Internacional Comunista, Mosc�,
25 de julio-20 de agosto de 1935. M�xico, Siglo XXI
Editores, 1984, P�gs. 461 a 477. Cursivas de CAD.
[xv] Ib�dem.
[xvi] Ver Lombardo, "El drama de los pueblos de Am�rica
Latina", en La Confederaci�n de Trabajadores de Am�rica
Latina ha concluido su misi�n hist�rica. P�g. 1.
[xvii] Vicente Lombardo Toledano. Teor�a y pr�ctica del
movimiento sindical mexicano. M�xico, Universidad Obrera de
M�xico, tercera edici�n, 1981, pp. 44-45.
[xviii] Op. cit. p. 96
[xix] "La CTAL fue convirti�ndose en la fuerza de opini�n
m�s importante del continente americano, no s�lo por su
lucha tenaz para lograr mayores derechos y mejores
condiciones de vida de las masas trabajadoras, sino tambi�n
por su diario combate contra las pretensiones del
imperialismo en Am�rica Latina, y por su ayuda a la
independencia nacional o su plena independencia econ�mica",
valor� Lombardo. La Confederaci�n p�g. 4



*End*

subscribe/unsubscribe mailto:info@solidnet.org, 
http://www.solidnet.org 




EMail this to a friend     Print Format

 
26/12/19 25 Foundati on of CP of India CPI: Founded in December 26, 1925 On December 26, 1925, a few hundred revoluti onaries engaged ......
 
CP of Banglade sh, URGENT APPEAL from Banglade sh From: Communis t party of Banglade sh, Sunday, November 18, 2007 ......
 
Festival s * Meetings * Congress es 2007 January ......
 
Guardian Roundup, June 16, 2010 From: The Guardian http: //www.cp a.org.au , mailto: cpa@ cpa.org. au , ......
 
Working Group Meeting, Press Statemen t [Pt.] From: Portugue se Communis t Party, Tuesday, February 26, 2008 ......
 
Balkan Meeting, Interven tion by KKE [En., Ru.] From: Communis t Party of Greece http: //inter. kke.gr , mailto: cpg@ int.kke. gr ......
 
DATA BASE NOT ON LINE
 
CPUSA, Solidari dad laboral con Honduras [Sp.] From: Communis t Party Usa http: //www.cp usa.org , mailto: internat ional@ cpusa.or g ......
 
Working Group, Joint Statemen t of Communis t and Workers' Parties for the 60th annivers ary of NATO [Fr., En., Ru.] From: Working Group, ......
 
CP of Canada, Statemen t: End the Coup in Honduras !Canada Must Act Now! [Fr., En.] From: Communis t Party of Canada ......
 
WP of Ireland, Solidari ty with KSM Czech Republic From: Workers' Party of Ireland, Tuesday, November 28, 2006 http: //www.wo rkerspar ty.org , mailto: wpi@ indigo.i e ......
 
Cuba, La historia vencer� [Sp.] From: Embassy of Cuba in Athens, Wednesda y, November 07, 2007 ......